El texto de Caín y Abel es el mito que representa la lucha entre pastores y agricultores, entre nómadas y sedentarios. Es, al fin y al cabo la lucha por la propiedad privada.