20150429090400-sin-titulo.png

El reciente terremoto de Nepal, con la cantidad de víctimas que ha provocado, deja al ser humano extrañado e indefenso ante unas fuerzas de la naturaleza que le empequeñecen. 

Esas fuerzas que nos superan y que no tienen una explicación lógica, provocan sentimientos religiosos encontrados y lanzan al ser humano a la búsqueda de sentido en medio del caos.

¿Son las catástrofes naturales un castigo divino? ¿Disfrutan los dioses castigando a los seres humanos?

Enlace de la imagen y de la información en:

http://www.elmundo.es/internacional/2015/04/29/553fcf7e22601d1f348b456d.html