20110304105106-egipto-satelite.png

2º MOMENTO: LA RECONCILIACIÓN. LA ALIANZA ENTRE DIOS Y ABRAHAM.

 

Abraham fue un pastor nómada que vivió hace unos 3800 años. Emigró desde Ur a Canaan y allí dio origen al pueblo de Israel.

Por haber generado una nueva forma de entender a Dios, es considerado como Padre de los creyentes por judíos, cristianos y musulmanes.  

Destacamos dos aspectos de la historia de Abraham: 

  1. Según refiere el libro del Génesis, Dios le pidió a Abraham que dejara su tierra y se fuera a vivir a la tierra que Él le indicaría. Así se nos presenta como un hombre lleno de fe que es capaz de dejar la seguridad de su vida para buscar algo mejor. A cambio le promete que será padre de un gran pueblo y que dará a sus descendientes la tierra  de Canaan (actual territorio de Israel). La misión del pueblo de Israel consistirá en ser la expresión de Dios ante todos los pueblos. El pacto o alianza entre Dios y Abraham se realiza mediante el rito de la circuncisión.
  2. Lo primero que Abraham y sus descendientes transmitirán a los pueblos y a la historia es que Dios no es perverso, ni sanguinario, ni está en contra del ser humano. Es la historia del sacrificio de Isaac. En este texto vemos cómo la religión cananea del dios Molok exige el sacrificio del primogénito, y cómo Abraham, que estaría dispuesto a matar a su propio hijo por Dios, se da cuenta de que si Éste existe no puede exigir la muerte de seres humanos. El nuevo rostro de Dios que Abraham descubre es el de un ser bueno, amante de la vida y no de la muerte, un dios al que no hay que sacrificar nunca a un ser humano: no hay nada que pueda justificar el sacrificio de una persona.